Martes, Julio 14, 2020

https://adefarma.es/modules/mod_image_show_gk4/cache/unete2020gk-is-134.jpglink

Conclusiones del VI Encuentro Profesional Farmacéutico del Instituto de Formación Cofares en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo

Los días 3 y 4 de septiembre se celebró en Santander, en el Palacio de la Magdalena, sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el VI Encuentro Profesional Farmacéutico promovido por el Instituto de Formación Cofares, que en esta ocasión tenia por título “Formación, Información y Nuevas Tecnologías para la farmacia del Siglo XXI”.

Esta edición ha permitido constatar que es mucho lo que se ha avanzado durante los últimos años en la definición de las líneas estratégicas para el futuro de la Farmacia Comunitaria.

Se han dado pasos positivos hacia la configuración de u marco que facilite el desarrollo de una farmacia asistencial, profesional y cada vez mas imbricada en el sistema sanitario y que, sin embargo, todavía falta un importante camino por recorrer para que esos avances sean percibidos por el ciudadano.

Se han dado pasos positivos hacia la configuración de un marco que facilite el desarrollo de una farmacia asistencial, profesional y cada vez más imbricada en el sistema sanitario y que, sin embargo, todavía falta un importante camino por recorrer para que esos avances sean percibidos por el ciudadano.

Teniendo en cuanta pasados encuentros, el objetivo de este año era la puesta en valor de la formación, información y las nuevas tecnologías como las autenticas palancas para el futuro de la farmacia, basándose en un entorno marcado por una población con tendencia al envejecimiento que demanda respuestas adaptadas a las necesidades sociales, una mayor implicación de la farmacia en las nuevas tecnologías, una mayor coordinación de los diferentes agentes del sistema sanitario y una mayor colaboración de la farmacia con el nuevo paciente, informado y dispuesto a participar en las decisiones sobre su salud.

Las conclusiones de este seminario, en las diversas áreas a deberán fueron las siguientes:

En materia de formación:

  • La formación pregrado, marcada por el escenario post-Bolonia, requiere reformas para introducir nuevos contenidos curriculares que se adapten a la realidad, y para ello se necesita una estrecha colaboración entre universidad y Farmacia Comunitaria.
  • La farmacia comunitaria debe interiorizar su doble vertiente asistencia y empresarial, pues hoy en día es imprescindible una gestión adecuada para afianzar una calidad asistencial de futuro.
  • El programa de gestión promovido por IFC provee de herramientas para que tanto el farmacéutico titular como el adjunto puedan acceder a ese nuevo perfil, nuevo y necesario. La farmacia comunitaria tiene un papel muy relevante en el sistema sanitario, pero, para poder ser un agente eficaz, debe ser, primeramente, sostenible. Por lo tanto, la formación en gestión es absolutamente necesaria.
  • Es de singular importancia una formación especializada ya desde la universidad. Para ello sería fundamental establecer la especialidad de farmacia familiar y comunitaria.
  • Las nuevas áreas de conocimiento, como la nutrición, la dietética o la genética, que son necesarias para el desarrollo de la actividad del farmacéutico, deben abordarse desde la formación, y para ello se requiere un planteamiento colaborativo, siempre dentro del respeto de las competencias de otras profesiones.
  • La formación continua y el desarrollo profesional han de entenderse como un derecho y responsabilidad del farmacéutico, y para ello es preciso concretar e procedimiento y los efectos del reconocimiento de este desarrollo a partir del Acuerdo Macro entre el Foro de la profesión y el Ministerio de Sanidad. También sería necesario definir aquí el papel de los Colegios de Farmacéuticos y sociedades Científicas en cuanto a certificación y recertificación.

En lo concerniente al ámbito de la información, se considera necesario:

  • Mejorar el conocimiento de la profesión entre la población, para lo cual es necesario insistir en el mensaje: “la farmacia es garantía de seguridad y calidad sanitaria”.
  • Mejorar la información farmacéutica al paciente, avanzando en técnicas de comunicación, uso de internet y poniendo especial atención en las personas mayores y/o con discapacidad.
  • Mantener la cercanía y accesibilidad como sinónimo de la identidad de la información farmacéutica.
  • Apoyar de modo decidido la transparencia, sobre todo en futuros sistemas de información sobre medicamentos.
  • Ante la venta on-line, preservar la importancia del consejo farmacéutico.
  • Identificar la farmacia como un importante punto de información para el paciente. Para ello el proyecto FISA, presentado en el encuentro, constituye una importante herramienta informativa.

En cuanto a las nuevas tecnologías, se han destacado en el encuentro de las siguientes cuestiones:

  • La era digital se proyecta sobre toda la sociedad, y esto incide sobre todos los ámbitos, incluido el sanitario y, por supuesto, el farmacéutico.
  • La llamada e-salud es un potente factor para la reforma y modernización del sistema sanitario.
  • Como señala la OMS, son múltiples las ventajas que ofrecen las herramientas digitales para que los sistemas sanitarios ganen en agilidad y eficiencia, para apoyar la investigación y la innovación, y para atender a los pacientes, sin perder de vista ciertas carencias.
  • Es evidente la necesidad de una Estrategia Nacional de e-salud, en cuyo diseño habría de participar la farmacia
  • La Farmacia Comunitaria ha sido pionera a la hora de utilizar las posibilidades de las herramientas digitales, como la receta electrónica, por lo que ante la Historia Clínica Digital y su desarrollo debería tenerse en cuenta al farmacéutico. Si se pretende que la Farmacia Comunitaria se integre en la asistencia primaria y colabore con el SNS, es imprescindible que la historia clínica del paciente esté disponible para el farmacéutico; sin la información necesaria este no podrá realizar intervenciones asistenciales de calidad.
  • La Oficina de Farmacia ha de estar atenta a los costes y a los cambios que comportan los equipamientos tecnológicos, así como valorar las posibilidades de los nuevos dispositivos móviles (wearables) y la multiplicación de las apps de salud.
  • Desde la profesión habría de posicionarse ante los retos del Big Data y analizar las garantías de confidencialidad ante la actual insuficiencia regulatoria.

A modo de conclusión final, el VI Encuentro Profesional de Cofares considera que la formación, la información y las nuevas tecnologías son factores estratégicos para que la Farmacia pueda dar respuesta eficaz a las demandas sociales y sanitarias del siglo XXI.

 
No tienes permisos para ver o publicar comentarios.

Colaboran con Adefarma

  • Pergola
  • Publicidad y Comunicación Online
  • Banca Pueyo
  • ONG otromundoesposible
  • PRONTUM
  • Orión
  • Abante
  • Banco Sabadell
  • Correo Farmacéutico
  • Impresos y Manipulados Sanchis
  • farmas
  • ASPIME
  • JENASA
  • Luda Partners
  • PSN

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Para más información consulte nuestra Poítica de Cookies.

Acepto las cookies